Saltar al contenido

Pizarra digital y necesidades educativas especiales

niños jugando a crecer aprendiendo

La educación especial, que se encarga de integrar la diversidad de personas con necesidades especiales  en el ámbito educativo, necesita herramientas eficaces para que el desarrollo de capacidades e integración en la sociedad de estas personas, sea una opción real.

Existen muchos tipos de necesidades especiales, pero consideramos que la clave de todas ellas, y de cualquier formación, es la atención. Centrar la atención del alumnado o de cualquier persona, conlleva una gran esfuerzo y motivación, y más cuando nos encontramos ante personas, que de manera temporal o permanentes, requieren otras soluciones a su situación.

Tras la incorporación de pizarras digitales en el sector de la educación, se ha experimentado una mejora sustancial en ese aspecto. Los alumnos progresan mucho más rápido y su motivación es mucho mayor, por lo que entendemos, que es un aspecto a tener en cuenta  si queremos una sociedad integradora, en la que todas las personas tengan oportunidades para desarrollarse.

¿De qué manera ayuda la PDI a personas con discapacidades?

Sea cual sea la situación de la persona, la Pdi es una plataforma que, gracias la gran cantidad de recursos y herramientas disponibles, amplía las posibilidades de desarrollar y potenciar sus capacidades de una manera amena y eficaz.

Personas con discapacidad visual

En el caso de las personas con limitaciones visuales, la Pdi se convierte en una gran pantalla interactiva de fácil seguimiento:

  • La imagen de gran tamaño proyectada, incluso puede utilizarse la herramienta de espejo en su ordenador personal para conseguir un seguimiento mejorado de las acciones llevadas a cabo por el formador.
  • La lupa nos permite aumentar en detalle los aspectos más sutiles, así como focalizar la atención en algún punto a seguir.
  • El teclado en pantalla facilita el acceso a la escritura.
  • Subrayar, enmarcar o enfocar para destacar partes importantes de la actividad que aparece en la pantalla.
  • Mediante la interacción táctil, manipulan objetos y símbolos.
  • Opciones de descripción narrativa.

Personas con discapacidad auditiva

La Pdi incorpora un sistema de altavoces configurable para una audición óptima y opciones visuales que se adaptan a estas necesidades:

  • Los altavoces son una gran recurso para captar la atención de aquello que sucede en pantalla.
  • El volumen configurable ayuda a estos alumnos/as a no perderse ningún detalle, y a integrarse en el grupo.
  • La incorporación de presentaciones visuales como método de aprendizaje es uno de los aspectos más destacables.
  • La pantalla permite usar simultáneamente lengua de signos.

Personas con discapacidad motriz

La Pdi también se adapta a los problemas de movilidad:

  • La pantalla puede adaptarse en altura a las necesidades del alumnado para un mejor acceso e interacción. Existen multitud de soportes que facilitan una colocación personalizada de la pantalla.
  • La pantalla puede ser proyectada en una Pdi portátil, como es el caso de tabletas u ordenador portátil, mediante un efecto espejo. El alumno/a tiene en su dispositivo multimedia toda la información, y puede realizar acciones sobre su pantalla, que se mostrarán a su vez en la pizarra digital de acceso general.
  • Se mejora la autonomía del alumnado.

Personas con discapacidad mental

La Pdi favorece el aprendizaje para personas en esta situación al trabajar aspectos tan importantes a nivel sensitivo y psicomotriz:

  • La pantalla se convierte en un instrumento de acceso a la información y fomenta la comunicación.
  • Al disponer de un gran tamaño de pantalla, el alumno/a aprende con mayor facilidad el lenguaje de las expresiones y de los sentimientos.
  • Se trabaja el apartado acción-reacción de forma más directa. La pantalla digital interactiva se convierte en un campo de entrenamiento emocional y sensitivo, muy útil para estas personas.
  • La pantalla interactiva permite el reconocimiento de estímulos al pulsar los diferentes elementos. Al hacer click, el alumno provoca una respuesta visual/sonora, que permite trabajar la psicomotricidad fina, así como la multisensoralidad, mediante juegos, puzzles y otras actividades. El uso del lápiz electrónico o de los dedos favorece el aprendizaje a partir de la experimentación.
  • El aprendizaje se realiza de forma colectiva aportando el valor de la integración con otras personas.

Gracias a las posibilidades interactivas que aporta la Pdi, se crea una comunidad de docentes y profesionales, que trabajan de forma colaborativa en la resolución de problemas, y que sirven para mejorar las aptitudes de la comunidad. El docente se siente respaldado y confiado para poder resolver cualquier situación.

La Pdi ayuda al desarrollo de capacidades de cualquier persona, independientemente de sus condiciones.